AnálisisAnimeOpiniónRecomendacionReseña

Plastic Memories | Recomendación Anime

"Un día no distinguiras entre la tristesa y la alegria, por eso amor mio, vivamos una vida fugaz, alegre y sin remordimientos, ya que el tiempo pasará de una u otra manera y no hay forma de cambiar eso. Ahora, agarra mi mano, y adentremonos en el infinito para jamas mirar atrás"

Yo Robot es una película que en lo personal me parece bastante “jodida” de ver.  Es del 2004 y está dirigida por Alex Proyas, protagonizada por Will Smith. Para cuando la vi por primera vez habré tenido escasos 7 años a lo mejor y la verdad entro en mi sique como una bala y se incrusto profundo en mi mente. Ese concepto de que una Maquina, algo creado por nuestras propias manos, pudiera moverse tan naturalmente, mirarnos a los ojos y obedecernos, hablarnos, haciendo uso de su “mente” para encarrilar palabras con sentido y conceptos abstractos e incluso… Tener sentimientos… Me dio miedo no les voy a mentir, evité la película unos 5 años hasta que ya con una mente más estable dejo de afectarme y por primera vez la vi con otros ojos. Ya no me daba miedo, pero el vacío en el estómago cuando veía a Sonny hablar o caminar no desapareció y empecé a preguntarme si de verdad algún día la tecnología alcanzaría semejante nivel de perfeccionamiento al imitar a la naturaleza, o incluso sobrepasarla, y aunque hoy en día aún estamos muy alejados de esta realidad, no puedo evitar sentir ese vació cuando elucubro que estos seres algún día habitarán la faz de la tierra.

Como siempre esto no es más que una historia de ficción, Pero es interesante, ¿Saben? ver cómo, aunque parece extraño en la película que este robot pueda “sentir” se termina aceptándolo, y es que el ser humano es muy flexible a la larga y como especie, nos acabamos acostumbrando a todo lo nuevo. Hace 100 años volar en aviones era impensable y algo completamente de ficción. Hoy en día es algo en lo que ni pensamos, los aviones están ahí, llevando cientos de vidas a la vez cruzando la inmensidad del océano. Se convirtieron en parte de nuestras vidas y es la forma más segura de viajar.

Ahora lo vemos como algo puramente fantástico, pero sé que llegara el día (si no nos destruimos a nosotros mismo antes) en el que las IA caminen por la calle como cualquier persona normal lo haría, y formaran parte de nuestras vidas, e incluso de nosotros mismo, convirtiéndonos en eso que llamamos ciborgs.

Hay un Anime que aborda parcialmente este tema, y digo parcialmente porque este se enfoca al final más en el romance que en esto de las IA, pero de todas formas me parecieron muy interesantes sus conceptos e ideas. Así que señores y señoras, esto es:

Plastic Memories

Tsukasa Mizugaki de 18 años ha fallado sus exámenes de ingreso a la universidad, pero luego de jalar algunos contactos, logra entrar como trabajador en la Corporación de Inteligencia Artificial Sion. SAI Corp. Es la responsable de la creación de los Giftias, unos androides altamente avanzados que son casi indistinguibles de los humanos. Sin embargo, estos tienen un periodo corto de vida de tan solo 81.920 horas. Tsukasa junto a su nueva compañera, Isla, serán los responsables de ayudar al equipo del Servicio Terminal, que recoge a los Giftias que están cerca de cumplir con su periodo de vida.

Me gustaría explorar el tema de las Inteligencias Artificiales (desde ahora IA) que nos narra esta historia así que, a ello:

Me pareció interesante como, en este universo al que nos introducen, las IA son algo ya totalmente arraigado a la sociedad y son tratados como casi algo normal. Hablan, caminan, se expresan como nosotros, y nadie parece dar atisbo de dudas o “rechazo” hacia este hecho. Ya todo el mundo parece acostumbrado más que de sobra a que aparatos artificiales formen parte de nuestra sociedad, que realicen tareas como nosotros, a convivir con ellos, aunque sepan perfectamente que no son humanos, ya se alcanzó el punto de aceptación casi total. Obviamente aún hay algunos que rechazan esta idea, pero es que el ser humano es así, somos tantos que al final cualquier concepto puede ser rechazado o retorcido por una que otra persona o grupos de personas. Entrados en la serie nos damos cuenta de varias cosas, una de ellas es que estas máquinas llamadas Giftias tienen un límite de “vida” que no sobrepasa las 82mil horas, unos 9 años y 4 meses aproximadamente, y nos introducen a nuestro protagonista quien empieza a formar parte del “Servicio Terminal” que es el encargado de recoger a los Giftia de sus dueños antes que ese periodo de tiempo pase y sus recuerdos empiecen a perderse y se vuelvan hostiles…

Esto nos introduce una idea que digamos es uno de los miedos a estas IA, Por allá en los años 40 el escritor de ciencia ficción Isaac Asimov escribió las famosas 3 leyes de la robótica, que son por así decirlo el código ético de las maquinas, que rezan:

Un robot no hará daño a un ser humano, ni permitirá con su inacción que sufra daño.

Un robot debe cumplir las órdenes dadas por los seres humanos, a excepción de aquellas que entrasen en conflicto con la primera ley.

Un robot debe proteger su propia existencia en la medida en que esta protección no entre en conflicto con la primera o con la segunda ley.

Están en la mayoría de sus cuentos y han sido ampliamente usadas en multitud más de historias y fueron creadas precisamente para protegernos de nuestras propias creaciones, obligándolas a seguir estos lineamientos, y me hacen preguntarme si realmente estamos dispuestos a compartir este planeta con otra “especie” … Y es que, en el pasado, sabemos que nunca estuvimos muy dispuestos a competir por nuestra supervivencia con homólogos nuestros. Sin ir más lejos el Homo Sapiens acabó por extinguir a los Neandertales, la otra especie inteligente más cercana genéticamente a la nuestra con quien convivio por mucho tiempo, pero acabo cazándolos y acabándolos definitivamente para reinar en solitario a la cabeza de la cadena alimenticia por los siguientes miles de años.

Ahora imaginemos que logramos procrear la IA, que sea igual o incluso más inteligente que nosotros, solo habrá tres posibles caminos, o terminamos por acabarla y desistir de la idea, nos cazaran a nosotros al vernos como seres inferiores y problemáticos para la existencia del planeta, o, una un poco más de ficción pero que en lo personal es la que más veo factible: Que nos fusionemos con esta IA para impulsar nuestra propia inteligencia, acabando al final por perder algo de nuestra humanidad, pero con la misión de progresar como especie y preservar por lo que luchamos: Nuestra inteligencia, nuestro planeta, nuestra dominancia y… Nuestra propia existencia.

Plastic Memories para mi es una gran obra, logro abordar este tema de una manera única, mostrándonos como sería un mundo donde lográramos convivir relativamente en paz con nuestras creaciones y cómo podríamos llegar a aceptarlas e incluso necesitarlas no en tareas que llamaríamos “mecánicas” o para nuestra comodidad inmediata, sino también para nuestro ser más interno y a la vez extraño para nosotros: Nuestro corazón, alma y sentimientos, casi socializando con ellas. Todo esto es mostrado en la serie, obviamente con el toque Animesco que no podía faltar, pero que a la vez es por eso que gana tantísimo al contarnos la vida de estas máquinas.

Me atrevería a decir que Plastic Memories es una serie algo “incompleta” porque este tema es fácilmente explotable y las posibilidades para contar una historia jodidamente épica son muchas, y que, a pesar de eso, decidieron mantenerse en una zona de confort para contarnos lo que quería contarnos de manera eficiente, rápida y, tengo que decirla, algo vacía. Esto no es ni mucho menos algo malo, para nada, pero me sirve para darme cuenta que aún queda por inventar mucho en este mundo, y esta industria que cada vez está ganando más fuerza en occidente tiene mucho camino aun por delante.

Me encanta esta serie y creo que todos deberían darle una oportunidad si les gustan las historias de Drama/Romance mezcladas con ficción de la buena, de la que al final del día te hace reflexionar de tu propia existencia como individuo, y como especie que somos.

El estudio animador de esta obra es Doga Kobo, conocido por haber animado series como: Himouto! Umaru-chan, Gabriel drop-out, o la aun en emisión Tada-kun wa koi wo shinai. Este estudio se caracteriza por sus dibujos muy coloridos, brillos en lugar de sombras que es un estilo que cada vez se está viendo más y apenas sin detalles en sus formas con una iluminación inmaculada y muy cuidada que logró darle esa atmosfera futurística medio utópica que logra ponernos en contexto a la hora de navegar por los sentimientos que quiere transmitir.

Desde el primer episodio te engancha con mucha facilidad, su banda sonora ejemplifica de manera sublime como debes abordar cada nuevo reto con el que se topan nuestros protagonistas y su Opening… Diooos, sin duda uno de mis favoritos, como en muchas historias de este tipo el Opening tiene detalles que van variando a lo largo de los episodios, en específico en este, la reacción de uno de los personajes va variando de episodio en episodio y cuando llegamos al final… 😉 Cuando la vean se darán cuenta, y los que ya la vieron pues darán testimonio de lo hermoso que es.

Lo recomiendo al 100 y espero que lo disfruten si aún no lo han visto, solo diré que, si no lo han hecho, que los envidio un poquito porque están por ver uno de esos animes que te dejaran un sello de satisfacción en el corazón.

¡Y ya está! Lamento subir estas reseñas tan aleatoriamente en la semana, pero últimamente no sé cuándo tendré tiempo de escribir así que me estoy centrando más en tener una recomendación a la semana aunque no sea en un día en específico.

Como siempre mil gracias a los que leen mis escritos, me hacen la persona mas feliz del mundo!

La próxima semana mas y mejor.

Sin mas esto fue Niko_ para todos ustedes 😉

Cheers.

PD: Alphacoders y Giphy para las imagenes y Gifs 😉

PD2: My soul, your Beats!

Niko_
El autorNiko_
Editor
A veces escribo cosas.