AnimeOpiniónRecomendacion

AnoHana | Recomendación Anime

Antes que nada me gustaría presentarme: mi nombre es Miguel Andrés Forero, apodado aquí como Miguelucho FD (no pregunten por qué), soy de Colombia y tengo 18 años; como fue anunciado respectivamente en la página de facebook, soy uno de los escogidos entre los postulados para ser parte del staff de YTLandia, concurso anunciado en el artículo “¡Únete al equipo de YTLandia!” allá en el no tan lejano septiembre del año pasado, puesto del que me siento honrado y al cual espero hacerle justicia a través de los artículos que publique en esta plataforma; como habrán inferido, me corresponde el puesto de escritor de reseñas y recomendaciones, desde el que estaré hablándoles acerca de algunas obras que tal vez no conozcan y expondré los motivos por las que las considero merecedoras de su tiempo, paralelamente, planeo escribir algunos artículos más complejos, que requerirán de mí un gran esfuerzo y un estudio exhaustivo del tema que quiera exponer, no quisiera extenderme demasiado en este punto, pero cuando lleguen lo entenderán. Todavía no sé realmente el motivo, tal vez sea una auto-evaluación, una prueba o una muestra de respeto, pero el artículo que van a leer fue el mismo que envié para postularme, y a pesar de que me he visto tentado en varias ocasiones, decidí no realizar ningún cambio al mismo, por lo tanto, lo que ustedes leerán es lo mismo que leyeron aquellos que me dieron la oportunidad de estar aquí. Sin más que añadir, espero que lo disfruten.


Todos hemos tenido ese momento en el que nos sentimos mal haciendo algo, pero nos parece tan pequeño o insignificante que pensamos que no tendrá repercusiones, y cuando éstas llegan, deseamos no haber hecho tal cosa para empezar; algo tipo: “si no hubiera escondido este objeto, no me habrían regañado”. Estos son momentos más comunes de lo que percibimos a primera vista, pero tienden a ser cortos, fugaces, pasajeros, que a lo mucho generan un impacto durante 1 o 2 días y que traen repercusiones relativamente pequeñas; pero qué pasa cuando una acción lanzada al aire con poca importancia termina teniendo serias repercusiones, qué pasa cuando este algo que nos parece insignificante cambia las reglas del juego, qué pasa cuando las consecuencias se desbordan y terminan dándole un vuelco completo a nuestras vidas.

La obra de la que les voy a hablar hoy se centra en este ‘qué pasa’, y nos lo expone a medida que va desarrollando su historia. Sin más preámbulos, esto es Ano Hi Mita Hana no Namae wo Bokutachi wa Mada Shiranai, mejor conocido como AnoHana.

Jinta Yadomi está viviendo pacíficamente como un ermitaño, gastando sus días lejos del colegio y jugando videojuegos en casa. Un caluroso día de verano, su amiga de la infancia, Meiko “Menma” Honma, aparece y lo molesta para concederle un deseo olvidado, él no le presta atención, lo cual la molesta, pero a él no le importa en absoluto; después de todo, Menma murió varios años atrás. Al principio, Jinta piensa que él simplemente está alucinando debido al calor del verano, pero después se convence de que lo que ve es el fantasma de Menma. Jinta y su grupo de amigos de la infancia crecieron alejados unos de otros tras su prematura muerte, pero ellos se juntan nuevamente para tratar de conseguir que el espíritu de Menma descanse en paz. Reviviendo sus dolores y culpas ¿serán capaces de encontrar la fuerza no solo para ayudar a Menma a seguir adelante, sino a ellos mismos?

Sinopsis proporcionada por MyAnimeList.net

La situación alrededor de la cual se desenvuelve la historia de este anime es una por la que muchos han pasado; a pesar de que todos sabemos que en algún momento debemos afrontarla, desearíamos que ésta nunca llegara, que nunca toque a nuestra puerta y que nunca tengamos que vivirlo en carne propia: la pérdida de un ser querido, de una persona especial, de alguien cercano. Honestamente, yo no he pasado por ésta situación, no de tal manera que pueda recordarlo; cuando tenía 5 años de edad mi abuelo murió, pero no logro recordar mucho sobre él, a pesar de que pude presenciar la ‘construcción’ de su tumba (larga historia), no me sentía íntimamente ligado al acontecimiento que estaba presenciando; lo anterior lo menciono para poder aclarar el hecho de que mi perspectiva sobre este anime no viene de alguien que haya experimentado aquella situación, sino que ha sido espectador de las experiencias de otros.

Como ya es costumbre dentro de la animación oriental, esta historia de pérdida está acompañada de elementos sobrenaturales, lo cual permite llevar esta historia entrañable aún más allá, a niveles surrealistas y fantásticos, pero sin perder el tono realista, crudo y dramático que caracterizará a la serie durante sus 11 episodios y su secuela, en formato de largometraje, de 99 minutos. Por consiguiente, la historia se aprovecha muy bien de este aspecto sobrenatural para elevar el impacto de cada momento; al inicio de la serie, de una manera sutil, se definen algunas reglas y condiciones, y a lo largo de la serie, la trama va a hacer uso de éstas para incrementar las emociones que nos quieren transmitir, para así llevarnos hasta el límite de la gama de sentimientos que quieren transmitirnos; esto junto con la forma en que está estructurada la historia y el ritmo con el que se narra, a pesar de ser un poco lento y pausado, logra maximizar el ambiente que se presente en el momento, llevándonos así por grandes momentos en donde no soportamos la tensión construida, anhelamos conocer la verdad detrás de los misterios que se nos van presentando, sentimos una inmensa alegría por los logros de nuestros protagonistas, compartimos su frustración al fallar en varias de sus metas, miramos impotentes sus momentos de desesperación e, incluso, podemos apreciar junto a ellos un ambiente nostálgico.

Esta historia la vemos a través de un elenco principal de 6 personajes, quienes fueron grandes amigos en la infancia, autodenominados como los Super Peace Busters, pero, a causa de la trágica muerte de Menma, se separan y quedan marcados por lo acontecido; tal y como dice uno de ellos, Jinta más específicamente: “Es como si el tiempo se hubiera detenido aquel día de verano”. A partir de la partida de su amiga y, a través de cada una de sus personalidades, nuestros 6 personajes principales habrán adoptado un sello de identidad que hará que podamos apreciar, algunos más a detalle que otros, su verdadera naturaleza y comportamiento, siendo éste, en mi opinión, el punto más fuerte de esta historia: lo bien escritos que están nuestros personajes y el cómo ejecutan sus relaciones interpersonales de una manera aparentemente aleatoria pero increíblemente atrapante. Esto permite que podamos entender por qué hacen lo que terminan haciendo, incluso si no estamos de acuerdo con ello o si en primera instancia nos dejan completamente confundidos; a lo largo del anime son puestos a prueba y nos permiten observar cómo cada uno de ellos ha sido afectado, de distintas maneras, por la muerte de Menma, incluso la misma Menma llega a verse afectada, a pesar de estar muerta y ser consciente de ello; esto se llega a ver a mayor profundidad en 3 personajes, quienes sienten un grado de responsabilidad por aquel suceso trágico y, consecuentemente, son los más afectados por la partida de su amiga.

Profundicemos un poco más en cada uno de ellos:

Jinta “Jintan” Yadomi, como ya habrán intuido, es nuestro protagonista, la primera persona a quien vemos en toda la serie. Vemos que es alguien bastante despreocupado y con poco interés en la convivencia con los demás: un ermitaño; después se nos muestra que, en sus años de infancia era un arquetipo de líder: sociable, carismático y con una fuerte iniciativa; como adolescente, sólo conserva la iniciativa, ya que es el más determinado de todos y aquel cuya fuerza de voluntad lo llevará a hacer lo que sea con tal de cumplir con su objetivo. Además, Jinta se siente culpable por la muerte de Menma, este sentimiento de culpa se transformará en el motor para realizar las acciones necesarias para ayudar a su fallecida amiga.

Meiko “Menma” Honma, aquella niña que falleció un día de verano hace mucho tiempo y, que sin razón aparente, ha vuelto a estar entre nosotros. Dispuesta a mostrar siempre una sonrisa, ya sea que esté viva o muerta, es el centro de esta historia y, por lo tanto, el personaje más importante de la serie; alegre, alegre y más alegre, se nos es presentado como un personaje que siempre ve el lado bueno de las cosas, pero a medida que la historia avanza, observamos que también es frágil emocionalmente, que la situación que se desencadenó tras su muerte la afecta y provoca que nos muestre su lado más sensible.

Naruko “Anaru” Anjou, una chica insegura, indecisa y tímida pero a la vez reactiva e impulsiva; es una de las que más ha sido afectada por la muerte de Menma, ya que ella se siente como la principal responsable de lo acontecido aquel día. Tras acercarse progresivamente a sus antiguos amigos, podemos ver un lado más alegre de su personalidad, pero este sentimiento de culpa la agobia constantemente y hace que, bajo distintas circunstancias, nos muestre todas sus facetas, con sus momentos de gloria pero también sus momentos más bajos; a mi parecer, el personaje más completo del anime, y mi favorito.

Atsumu “Yukiatsu” Matsuyuki, un chico arrogante, orgulloso, frío y reactivo pero que esconde sus verdaderos pensamientos y emociones, sin duda alguna quien terminó más golpeado por la muerte de Menma, llegando a convertirse en un serio trauma (no profundizaré en esto para no spoilear); vive desesperado por la culpa que siente, pero también es una persona trastornada por este hecho, es un personaje complejo que a causa de las circunstancias terminó siendo como es, a tal grado de que, en medio de su enojo y su envidia, cuando trata de lastimar a otros, se termina lastimando a él mismo.

Tetsudou “Poppo” Hisakawa, un chico alegre, entusiasta, apasionado y confiado, es el aventurero del grupo: ha viajado por el mundo, ha vivido en la antigua base de los Super Peace Busters, le gusta (le encanta, diría) pasar tiempo con los demás, permanece con una sonrisa en su rostro; es una persona muy resplandeciente, que siempre buscará una forma de hacer que todo termine bien, pero no es inmune a todo lo que pasa a su alrededor, y a pesar de que trata de evitarlo, esto lo afecta bastante.

Chiriko “Tsuruko” Tsurumi, una chica calmada, fría, confiada, calculadora e inteligente, es la más sensata, la voz de la razón y, aparentemente, la más madura; piensa las cosas dos veces antes de hacerlo y se da cuenta fácilmente de lo que realmente sucede a su alrededor. Pero también es muy directa, no le importa decir lo que piensa, incluso si sabe que herirá a alguien más, es más, cuando alguien comete un error se lo recalca, varias veces si es necesario; además, es muy reservada, aquellas cosas que le importan mucho se las guarda para sí misma, ya que tiende a ser un poco distante o cerrada, y cuando acumula muchas emociones, simplemente estalla.

Otro punto que resalta en la serie es el sonido, a través de distintos métodos logran ahondar en las situaciones presentadas o complementar varias ideas expuestas; un ejemplo de esto es el opening de la serie, el cual inicia con sonidos de relojes, usándolos como compás, y termina con estos mismos, inculcándonos casi subconscientemente la idea de que el tiempo, de cierta manera, ha estado detenido desde aquel día de verano. Esto llega a una cúspide con el uso de la música, la cual acompaña, de forma prácticamente quirúrgica, la historia en sus momentos más intensos, a tal grado que en ocasiones parece que la escena se animó tras haber grabado la música, cuando por lo general es al contrario, haciendo de los momentos más memorables aquellos que estaban mejor musicalizados (sip, estoy hablando de la escena en el árbol); y es que era de esperarse, ya que su banda sonora es simplemente preciosa:

Así como su opening…

Y su ending.

Anexo a todo esto, cabe recalcar el trabajo de animación, el cual está bajo la batuta de A-1 Pictures, estudio responsable de algunos referentes en el anime: tanto en el ala artística con obras como Shigatsu wa Kimi no Uso, Boku dake ga Inai Machi, Shinsekai Yori, Working, etc.; como en el ala comercial, con títulos como Fairy Tail, Sword Art Online, Nanatsu no Taizai, Ao no Exorcist, etc. El trabajo de animación aquí es diferente a lo esperado, ya que es menos fluido, hay menos cuadros por segundo, se podría decir que esta pudo haber sido una decisión presupuestaria o una artística (irá uno a saber), pero, curiosamente, le da cierto toque original y único; además, el uso de líneas un poco más gruesas en los contornos, junto con el uso (en contadas ocasiones) de líneas moradas en los contornos, hacen más evidente el estilo que adopta. Finalmente, el trabajo con las locaciones es bastante bueno, podemos apreciar hermosos planos de paisajes con los que nos vamos familiarizando, presentándonoslos en distintas condiciones, a través de una fotografía colorida que sabe contrastar entre iluminación y oscuridad.

La serie de 11 capítulos es autoconclusiva, cierra el arco principal y algunos de los arcos secundarios; por este motivo, la película llega a ser directamente una secuela, por lo que no se puede hablar mucho de ella sin entrar en terreno de spoilers. La película toma lugar alrededor de 1 año después de lo acontecido en la serie, y desarrolla tres líneas temporales intercaladamente: una ahondando en las aventuras de los Super Peace Busters, otra que abarca el mismo espacio que vimos en la serie, y la última que trascurre 1 año después de lo acontecido; se podría decir que la segunda línea, aquella que aborda lo acontecido en la serie, es un recopilatorio de los momentos más significativos, pero también profundiza en estos momentos y nos muestra algunos detalles pequeños que complementan la historia original.

Espero que las 2103 palabras que acaban de leer (me excedí un poco) hayan sido suficiente para que le echen un vistazo a esta serie o, si ya la han visto, traigan a flote los recuerdos que esta obra generó en ustedes.

Sin más que decir, este ha sido Miguelucho.

\ (•◡•) /

Miguelucho FD
Lógico y algorítmico, pero apasionado por las artes; aspirante a director y guionista; forever alone T-T, ok no. No tengo mucho más que decir. ¯\_(ツ)_/¯