AnálisisAnimeOpinión

Ajin

- Ajin -

Si se ha de hablar sobre animes similares y personas muy idénticos, definitivamente se puede hacer una comparación muy amplia sobre Ajin y Tokyo Ghoul. No obstante, lejos de hacer eso, este post tiene como finalidad profundizar un poco la filosofía detrás de esta historia, que más allá de ser simplemente meros adornos, le dan un sentido profundo al psique de cada personaje.

Al inicio, conocemos a Kei, un chico de secundaria que tras un accidente automovilístico, revive en frente de todos como si nada hubiera pasado. Ya que en este mundo aparentemente se ofrece una recompensa por capturar o ayudar a dar con el paradero de dichas especies denominadas Ajin, todos se enfrascan en buscar al perseguido y confundido joven. El único que ayuda a Kei con su tragedia es su antiguo amigo Kaito. Es así como da inicio la nueva vida de este estudiante, en la que deberá escapar del gobierno, descubrir cómo usar sus poderes y… ¿Quién sabe? Tal vez utilizarlos.

Perdida de la humanidad. 

El primer punto que resalta mucho de esta serie, es el trato que se le da a los Ajin, pues se les ve como monstruos o demonios que buscan matar personas. No obstante, más adelante se descubre que el gobierno los vende a compañías que puedan usarlos como sujetos de prueba. Por ejemplo, el ejército los usa como muñecos para probar armas nucleares, las compañías farmacéuticas para poder probar sus medicamentos directamente en humanos sin la preocupación de lo que estas puedan llegar a ocasionar al paciente, y así sucesivamente.

La forma en que son comerciados es peor comparada los animales, a los que se les tiene el cuidado de protegerlos para que ejerzan bien su uso. Los Ajin al ser “inmortales”, no importa el cuidado que se les de, al final si acaban muriendo, simplemente reviven.

Siendo esto así, ¿qué es lo que hace realmente a una persona, un ser humano? ¿Su capacidad de morir? ¿Sus emociones? ¿Su cuerpo?

¿Qué significa la vida?

Muchos estaremos de acuerdo que lo que hace tan importante a la vida, es que solo es una y tiene un limite de tiempo, es tan fácil perderle que la cuidamos constantemente. Sino fuera así, no nos preocupáramos por una posible enfermedad terminal, o un posible accidente en carretera. Pero, ¿qué pasaría si fuéramos inmortales? Al ser esto un factor tan insignificante, muchos aspectos podrían suceder.

Por un lado, las personas dejarían de tener cuidado con si mismas, actuarían sin medida pues saben que no hay nada que los pueda detener, se llegaría a una anarquía total en el que el más fuerte gobernaría. Desde otro punto de vista económico, las compañías que fabrican medicamentos, armas y seguros de vida, quebrarían, pues ya no habría punto en requerir sus servicios.

Nuestra sociedad está basada, según parece, en el saber constante de que podemos morir, pero a la vez, en la búsqueda de tratar de olvidarle, y vivir como si nunca fuéramos a fallecer.

¿Qué es ser bueno? Qué es ser malo?

Encontramos en la serie varios puntos de vista. El que más me intrigó es la posición que tiene Nagai Kei, pues al principio, a pesar de haber sido torturado por los doctores para poder estudiar su composición Ajin, evita que Satou los mate, pues según él, solo estaban cumpliendo con su trabajo. Este muchacho se muestra carente de emociones en sus decisiones, tratando de ser lo más racional posible, tanto así, que cuando parece que hace una buena acción, este la justifica diciendo que simplemente es por obtener un beneficio a largo plazo, cosa que realmente tiene lógica.

Este personaje pues, da qué pensar sobre lo engañosa que puede llegar a ser una persona que a los ojos de todos aparenta ser buena, pero que en sus adentros, hace todo por egoísmo. Sin embargo, ¿es esto realmente malo? Al final del día, “somos seres emocionales que razonamos”, buscamos siempre obtener algo para así poder sobrevivir, si algo no nos beneficia, ¿por qué habríamos de arriesgarnos por ello? Es aquí donde la pregunta de qué nos hace ser humanos entra en juego. ¿Qué es aquello que nos diferencia de los animales? Las emociones, muchas veces, lejos de ser una ventaja, suelen ser nuestros peores enemigos. Cada quién tendrá su respuesta, espero pueden encontrarla compañeros, yo aún sigo buscándola :’)